¿Cómo ayuda el sistema de rastreo GPS a los jugadores jóvenes a descubrir su potencial?

Por: Adrián Fabricio Monzón – Profesor de Educación Física – Preparador Físico

Estamos en plena era tecnológica y las nuevas tecnologías han llegado al fútbol para quedarse. Los GPS recopilan datos sobre recorridos, distancias, velocidades, cambios de dirección, aceleración y desaceleraciones, datos hoy en día fundamentales en el deporte de equipo, como es el caso de fútbol. En este ámbito, la tecnología ha ayudado mucho a profesionalizarlo, ayudando a controlar las cargas de entrenamiento y aportando calidad en la recogida de datos, que antes eran imposibles de registrar y había que valorar a ojo. La implementación de rastreo GPS ha tenido un gran avance y ha permitido acercar el fútbol a la ciencia.

¿Cómo funciona el GPS?

La aplicación de estos dispositivos es muy sencilla: consta de un chaleco y de un dispositivo rastreador, con señal satelital; cuando se enciende el rastreador, el mismo manda señales en vivo a un  software que permite analizar y ver los datos en directo, como así también ser guardados y verlos luego del entrenamiento y dejarlos en una base de datos.

La información recopilada sobre el uso de la tecnología en el fútbol y sus ventajas se divide en tres segmentos: el fisiológico, que hace referencia a parámetros como frecuencia cardíaca, niveles de oxígeno o fatiga; el cinemático, en el que se agrupan datos vinculados a velocidad, aceleración, desaceleración o distancia recorrida; y, por último, los parámetros de singularidad táctica, que muestran los característicos mapas de calor, que permiten ver el espacio en el campo de juego en el que más se movió el jugador.

Los datos como, por ejemplo, el de distancia  recorrida, son de gran implementación para programar un entrenamiento; con el registro de datos  se pueden manejar las cargas en un período específico y concreto. Por ejemplo se sabe que la media de distancia recorrida de un jugador de  élite es de 10  a 13 km en un partido de 90 minutos, con diferencias relacionadas con la tabla clasificatoria y rol. (Stroyer, Hansen y Hansen , 2004; Bangsbo y Mohr; 2005; di Salvo et al., 2006 Rampinini et al., 2007)

El preparador físico Tom Robinson (Leeds United) expresa: “Nosotros nos enfocamos en la distancia total recorrida, en las distancias recorridas a altas velocidades, la distancia de las aceleraciones, y en las propias aceleraciones y desaceleraciones. También le prestamos atención a las exposiciones de máxima velocidad, las respuestas de la frecuencia cardíaca a los ejercicios de entrenamiento y esfuerzos repetidos de alta intensidad”.

Otras de las variables importantes que miden los GPS son las aceleraciones y desaceleraciones, fundamentales en el futbol, más importante que la distancia total. En este caso, Edu Pons (BarcelonaFc) dice: “lo principal es medir las carreras individuales a alta velocidad, especialmente cuando el jugador alcanza el 75.5% de lo que es su high speed running”.

¿Por qué los rastreadores GPS protegen contra lesiones?

Otra de  las variables  que mide el GPS es la prevención de lesión debido a la fatiga que enmarca el rastreo. Los jugadores de futbol que participan en competiciones europeas se pierden, en promedio, 37 días en una temporada de 300 días por lesión (Ekstrand , Hangglund  y Walden, 2011a), lo que representa una carga financiera significativa para los clubes de futbol profesional, pudiendo afectar gravemente a sus posibilidades de éxito (Arnason et al., 2004; Hagglund et al., 2013).Pero para casos contrarios, en los que el jugador se encuentre lesionado y  quiera regresar, también los rastreos de sensores  son fundamentales.

El regreso a la competencia de un futbolista lesionado es uno de los momentos más delicados para un equipo de fútbol. Se trata de ecualizar todo el trabajo que hizo cada una de las áreas de un club: el alta dado por el departamento médico, la forma física óptima según el criterio de los preparadores y la decisión del entrenador de volver a sumarlo al equipo para la competición. Las malas prácticas pueden retrasar y complicar la recuperación definitiva del jugador. Por eso los datos obtenidos por los rastreadores son fundamentales para entender cómo fue el proceso de recuperación de un jugador.

La recuperación de un futbolista lesionado reconoce tres fases: la vuelta a los entrenamientos, la garantía de estar disponible para que el cuerpo técnico lo tenga en cuenta y la búsqueda de rendimiento. No siempre un deportista que retorna a la actividad está listo para grandes retos deportivos. Con un rastreo de GPS es posible capturar los datos individuales para saber en qué nivel de performance se encuentra el jugador para retornar.

¿Cómo ayuda el GPS en la formación de juveniles?

Anteriormente, mencionamos algunas de las tantas utilidades que tienen los rastreos de GPS, como es de conocer datos y registrarlos; hoy en día es un elemento fundamental y esencial en todos los clubes, profesionales, semi profesionales, y amateur.

El preparador físico de Barcelona Fc Edu Pons dice: “Los jugadores tienen incorporado el uso del GPS con total naturalidad. Llegan al entrenamiento y se lo ponen. Acostumbramos a los jugadores desde los 13 años para que los utilicen”.

En mi experiencia personal como preparador físico, durante los entrenamientos con juveniles, analizaba los datos, tanto en vivo como luego de cada uno de ellos. Si veía alguna fatiga, bajaba las cargas inmediatamente. Luego teníamos un día específico en el cual cada uno de los jugadores conocía su semana y sus resultados de los entrenamientos; esto nos permitía que cada atleta supiera en qué condición se encontraba, sus rangos máximos y así poder mejorarlo en la semana siguiente o bajar las cargas, en caso de fatiga. Con los resultados en vivo y al ya saber a través del software la velocidad máxima de cada jugador, al hacer ejercicios de sprint, iban y miraban automáticamente su velocidad, tratando de igualar o superar la máxima deseada; también esto nos hizo ver un cambio radical en los entrenamientos debido a que, al estar monitoreados, la intensidad aumenta, ya no visibilizándolo de forma subjetiva (por los ojos) sino que al trabajo lo hacen los GPS y, como ya sabemos, mientras más intensidad y mientras más se acerquen a los parámetros reales del juego, los futbolistas y  el equipo se optimizan.

Otra ventaja que veíamos con los GPS es que en la semana, como ya dijimos, podíamos ver la fatiga de cada uno de los futbolistas; si ésta no era la adecuada   para el partido y había probabilidades de lesiones, se lo mencionábamos al director técnico para que esté en pleno conocimiento de los datos. Algunos directores técnicos,  a través de esta conversación y de corroborar los datos, decidían cambiar algunos jugadores para que descansaran o jugaran más, como es el caso del Carlos Ancelotti en el Real Madrid.

El ex jugador y actual director técnico Matías Almeyda (San José EarthQuakes) también se ha expresado respecto del uso de la tecnología: “El GPS lo que logra, para un entrenador, es ofrecerte algunos datos. Sobre todo en qué me detengo yo: en la alta intensidad. Porque podemos mirar un montón de valores, pero a mí el que realmente me sirve como entrenador es el de la alta intensidad. Cómo entrena un jugador, hasta dónde puede llegar, qué se puede corregir”.

¿Por qué vale la pena monitorear a los jugadores?

Podemos decir entonces que la utilización de los GPS, en el contexto de futbol, ha facilitado  la recopilación de métricas que describen demandas físicas y los impactos en los jugadores, tanto en el entrenamiento como en la competición.

Con esta base de datos, de cuántos km recorre un futbolista profesional, a qué velocidad, cuántos sprint hace durante el partido, cuántas aceleraciones y cuántas desaceleraciones,  podemos planificar nuestros entrenamientos, para que el día de mañana, al llegar al futbol mayor, estemos físicamente en igualdad de condiciones que un futbolista adulto, cosa que antes, sin estos GPS, eran variables imposibles de medir. Insistimos en que el uso de la tecnología es una herramienta fundamental para ayudar a alcanzar parámetros métricos profesionales ya que uno organiza los entrenamientos en base a los registros y resultados de los deportistas de fútbol profesional y esto se convierte en un incentivo, en una motivación más, en un objetivo aspiracional para la formación del deportista y su posible pasaje al fútbol mayor

Fuente: Sondasports.com

Foto: Cortesía

Tarjetas virtuales

Mero Talento

.

Comparte esta información

Deja un comentario