Cuando el alto rendimiento deteriora más rápido el cuerpo

Mariana Pajón mostraba una de sus lesiones en el año 2008, cuando aún era una niña, cicatrices que le ha dejado el alto rendimiento. FOTO ARCHIVO EL COLOMBIANO

POR JOHN ERIC GÓMEZ MARÍN | PUBLICADO EL 29 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Elcolombiano.com

Con 26 años, Mariana Pajón es una de las deportistas colombianas que más ha padecido con el trajín del deporte de élite. Ha sufrido 18 fracturas, hematoma de riñón, parálisis facial, lesiones en tendones y ligamentos, esguinces y suturas, tiene nueve tornillos, dos platinas y un injerto de hueso. Además de su última cirugía del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda, en mayo de este año.

Si el deporte debe ser sinónimo de salud, ¿por qué se presenta una situación como la de Mariana? ¿Hasta qué punto esta afirmación es cierta? El debate está abierto y, sobre todo, a raíz de otros hechos recientes como el desvanecimiento de futbolistas durante un partido (Ignacio Branda en Argentina), ciclistas que llegan “medio muertos” a la línea de meta (Mikel Landa en el Tour de Francia), boxeadores que terminan en estado de shock (Prichard Colón) y atletas que pierden la vida en plena vía (Juan Camilo Arboleda en Maratón de Medellín).

Consultamos diversos especialistas para saber la realidad del tema. Todos tienen argumentos válidos, pero lo claro es que el deporte de alta exigencia deja cicatrices en la salud de los atletas.

¿Por qué la élite deteriora más rápido?

El médico deportólogo Juan Camilo González explica que los deportistas profesionales llevan al extremo el rendimiento de sus músculos y la capacidad del corazón, por lo que durante cada minuto que pasa sus cuerpos les piden a sus células mayor energía, lo que requiere más oxígeno.

Según González, ese exceso de oxígeno genera radicales libres (moléculas reactivas que provocan, a lo largo de la vida, efectos negativos para la salud) que van dañando las células de manera prematura, lo que acelera el envejecimiento y hace que las lesiones deterioren el cuerpo.

Leer el artículo completo dando clic aquí

Comparte esta información

Deja un comentario