Una Copa mas: ‘La UEFA Sevilla FC League’ se quedó en casa

Por: Jhonatan Pino Sucerquia – Periodista de VitrinaRed.com

En la gran final de la Europa League, Inter se presentó con su habitual esquema de Antonio Conte, 3-5-2 y su rival el conjunto Sevillano con una formación de 4-3-3 la elejida por el entrenador Julen Lopetegui.

En el inicio del partido se pudo ver a un Inter con ganas de abrir el celofán, poniendo ritmo e intensidad en el compromiso. La satisfacción del gran trabajo realizado por los italianos, llegó tras un anticipo de Nicolò Barella en su propia área, activando su ataque por intermedio de una transición rápida de defensa a ataque, que aprovechó Romelu Lukaku, quien puso a relucir su potencial y capacidad técnica para conducir el balón, y de esta manera ganarle la espalda al zaguero central Diego Carlos, quien no tuvo más recurso que cruzarlo dentro del área donde cayó el Belga, y el central sin titubear terminó decretando pena máxima para el conjunto del país de la bota. El mismo afectado se para en diagonal a la pelota, y termina rematando a la mano derecha de Bono, que tras su exigencia no pudo hacer nada para mantener el compromiso en cero. Sevilla no bajo los brazos y salió a buscar el empate para meterse en el partido, el cual llegó 5 minutos más tarde tras una jugada por derecha donde Jesús Nava con cabeza levantada pone un centro como con la mano, para que Luuk de Jong le gané la posición a Diego Godín dentro del área y tras un fuerte cabezazo terminé fusilando a Samir Handanovič que a pesar de su reacción nada pudo hacer para evitar la caída de su arco.

Al minuto 33 el nacido en Suiza vuelve a ganar de cabeza y manda el balón al fondo de la red, poniendo el partido parcialmente 2-1. La felicidad le duró poco al Sevilla, ya que pasaron 2 minutos y en una falta que cobra Marcelo Brozović, el faraón, el uruguayo, el oriental, como le quieras decir Diego Godín, se levantó y puso su sello marcando de cabeza el empate. En el segundo tiempo se vieron dos equipos muy aplicados tácticamente, pero al minuto 74 Diego Carlos cobraba su revancha, luego de un mal despeje de la defensa del Inter, este jugador realizar una “chilena”, que no tenía peligro del gol, pero Lukaku en su afán por rechazar la pelota, la mete en su arco.

Después de la anotación, el Inter, quiso igualar el partido pero al final solo quedaron los intentos. El Sevilla, tácticamente lo neutralizó, y supo trabajar el final del partido, para quedarse con el resultado, que lo consagraría por sexta vez en la historia campeón de esta competición, que siempre que ha llegado a la final se consagra el conjunto andaluz.

Redacción – VitrinaRed.com

Comparte esta información

Deja un comentario